CADA DÍA Y EL PROBLEMA MENTE-CUERPO. ¿Nos enamoramos de las almas o de los cuerpos?


“Cada día” es una película norteamericana de 2018, del director Michael Sucsy (The Vow,2012, 13 Reasons Why 2020) y protagonizada por Angourie Rice (Spider Man 2017,2019, 2021), es film dramático, romántico y de fantasía, que trata temáticas LGBT, basada en el libro Every Day de David Levithan de 2012. 


La película narra la historia de una adolescente que se enamora de un alma errante que se instala todos los días en un cuerpo diferente, de este modo “A” como se hace llamar, se despierta en un cuerpo masculino, femenino, no-binario, sin tener esta peculiar alma género, lo cuál hace al argumento sumamente interesante. 


Mientras estaba viendo la película debo reconocer que se me hacía difícil poder seguir la continuidad del personaje de “A”, puesto que intentaba buscar rasgos en común en todos aquellos cuerpos donde ésta alma se albergaba, y la experiencia empírica de observar a “A” en diferentes cuerpos me hacía confundir bastante, puesto que uno de los problemas filosóficos que también aparecen en el film es el de la identidad, siendo la continuidad un concepto fundamental. Rhiannon, la protagonista, se enamora de “A” aceptando que los cuerpos en los que permanezca no inciden en lo que ella siente, que se ha enamorado de su alma y no de un cuerpo. 


Aquí aparece un problema filosófico que data desde los orígenes de la Filosofía Griega, el filósofo antiguo Platón señalaba la separación entre el cuerpo y el alma, indicando que el cuerpo no era más que la cárcel del alma, siendo ésta última inmortal pudiendo transmigrar en diversos cuerpos. Para Platón el alma es lo más valioso que posee un individuo, es la parte que nos conecta con las verdades absolutas, con la sabiduría, la que no se corrompe y que nunca muere, sin embargo el cuerpo es la parte que nos invita al vicio de las pasiones, la que nos aleja de la verdad, la menos perfecta, la que envejece y muere. Tanto es así que en palabras de Sócrates no le teme a la muerte, puesto que no es más que la liberación del alma de su cárcel, el cuerpo.


El catolicismo, también ha puesto en un podio al alma por sobre el cuerpo, siendo la parte que nos conecta con Dios, la que se va al paraíso, si es que hemos sido buenos en la vida terrenal, y que por lo tanto nunca muere; colocando al cuerpo en un lugar de vicio y pecado. 


René Descartes en el siglo XVIII plantea firmemente la teoría de la separación mente-cuerpo, entendiendo que somos dos sustancias: la sustancia extensa (cuerpo) y la sustancia pensante (mente), el yo pensante es la primera sustancia que representa la certeza, todos recordaremos la famosa frase de Descartes “pienso, luego existo”, dandole prioridad al pensamiento por sobre el cuerpo, sé que existo porque pienso, no porque tengo cuerpo. La sustancia extensa es lo corporal, tiene como características la extensión, la figura, la posición y el movimiento; el cuerpo se reduce a una máquina regida por las leyes de la física, que se conecta con el alma. 



Ahora bien, ¿qué relaciones podemos establecer entre cuerpo y mente? Sin dudas somos un conjunto de ambas, somos seres que estamos conformados por este binomio, y sabemos incluso desde los aportes de la Psicología que nuestra mente tiene una gran influencia sobre nuestro cuerpo, por ejemplo cuando psicomatizamos enfermedades y cómo nuestro cuerpo influye en nuestra mente, pensemos en los casos en que una persona ha perdido alguna extremidad y cómo la mente durante un tiempo sigue pensando, sintiendo ese miembro. Pero, ¿qué nos define, el alma o el cuerpo? Seríamos los mismos si despertáramos en otro cuerpo como le sucede a “A”? ¿qué sucede en los casos de géneros no-binarios, es decir en almas (para utilizar los términos en este contexto), que no se identifican ni con el género femenino, ni con el masculino, cómo influye en esas mentes los cuerpos que habitan? ¿qué sucede en aquellos casos donde uno siente que está en el cuerpo equivocado, como suelen manifestar las personas transgénero? Estas y otras tantas preguntas surgen de una película que trata este tema tan complejo y profundo como lo es en filosofía el problema mente-cuerpo, y que por otro lado, es solo un esbozo, una idea que nos queda rondando una vez que vemos el film. 


Comentarios